Y tú... ¿qué opinas?

 

La conciencia moral

MARINA SERRANO, 2º ESO B. En primer lugar, hay que saber lo que es la conciencia moral. En cuanto a la conciencia moral es esa voz interior que nos obliga a actuar de una forma y también nos dice si son correctas o no nuestras acciones. Es la capacidad de juzgar no solo nuestras acciones, sino también las de los demás, como buenas o malas.

Es decir, la conciencia es un “juez” de nuestras acciones que, según Kant, proviene de la razón. Se basa en principios y valores. Cada individuo tiene su propia conciencia moral, de manera que cada individuo tiene su propia forma de llevar su vida.

Con relación a las distintas morales, tengo que añadir que muchas personas consideran que las morales se generalizan y dividen entre moral femenina y moral masculina, siendo la femenina más sensible y preocupada y la masculina con una actitud más pasiva.

Aunque, en mi opinión, no existe esta diferencia porque cada persona tiene su propia moral, sin importar el género. Por ejemplo, puede que haya un chico que se sienta muy culpable cuando hace algo mal, y su conciencia se lo recuerda más y, a lo mejor, a una chica no le importa tanto el hecho incorrecto que haya realizado.

Además, la conciencia juzga el hecho antes y después de que se haya realizado. Sabemos que hay que hacer el bien y evitar el mal. Es probable que si haces algo incorrecto tu conciencia moral te lo recordará para reparar los males causados.

Acerca de los conocimientos morales, hay que saber que a medida que se va creciendo, aprendiendo principios y valores, ganando experiencia…la conciencia moral va distinguiendo de manera más clara lo que es el bien y el mal. Pongamos el caso de que un niño pequeño está pintando en una mesa, puede que su conciencia le diga que eso está mal, pero puede que no. Sin embargo, de mayor tienes claro que pintar en la mesa está mal.

Por otro lado, considero que la conciencia moral es más importante y tiene más peso que lo que diga el resto del mundo, y, si no lo es, debería serlo.

No hay que hacer tanto caso a lo que diga el mundo, especialmente si lo que dicen los demás no es lo que opinas tú, en estos casos yo creo que hay que hacer caso a la conciencia. Vivimos en una sociedad muy influenciada por las redes sociales y la idea de dar una imagen de ti que en realidad no es porque es lo que “se lleva”. En esta ocasión, las personas no están haciendo caso a su conciencia moral si no al resto del mundo.

Para resumir, la conciencia es una voz dentro de nuestra cabeza que actúa como un juez convenciéndose de hacer lo correcto según nuestros principios. A la conciencia moral hay que escucharla porque nos evita hacer el mal.

 

Copyright 2011 Y tú... ¿qué opinas?. Custom Footer text
Joomla templates 1.7 free by Hostgator | piqpaq.com