Rincón bohemio

El pasado lunes 16 de octubre los alumnos de 2º de Bachillerato de Arte Zales San Segundo y Dana Sanjuán efectuaron una lectura de sus poemas bajo el nombre de APOESÍA.

Se trata de un espectáculo que han llevado con éxito a locales de Alicante como “October Press” y “Tierra solidaria”, con el que han debutado en el IES Playa de San Juan ante un público de 1º y 2º de bachillerato que escuchó con devoción a sus compañeros y se interesó luego por su proceso creativo.

Os dejamos aquí dos muestras de la poesía de Zales y Dana:

 

Zales:

 

 

Pasión Trágica

 

Un balón solitario

 

rodando por las cebras aplastadas de la ciudad.

 

Y

 

un niño en piezas de puzzle rojas detrás de ella.

 

Una madre con el susurro o lamento de su aliento.

 

Un padre con el guante de béisbol destrozado,

 

tendido en su pecho inconsciente.

 

Y

 

Un ruido incesante retumbando en la madera resquebrajada

 

de su lujosa mansión en planos.

 

Un esqueleto llamado a perro

 

cayendo por las sombras polvorientas de lo que fue calle.

 

El recuerdo de una zapatilla cumpliendo su pesadilla de volar,

 

por los aires.

 

Y

 

tú leyendo esto sin hacer nada.

 

Dana:

Empezamos por dejar de oírnos, cada vez que nos gritábamos.

Cogimos costumbre de vivir en cada extremo de la cama, dándonos la espalda a todas esas noches en las qué dormimos abrazadas.

Empezamos a ignorarnos en la misma casa, viviendo a solas para una misma no hay convivencia, no hay palabra, la casa se inundó de silencio después de todas las risas, dejaste de recoger los calcetines que siempre se me olvidaban en el baño, dejé de limpiar el maquillaje que siempre dejabas en la pila cuando te arreglabas.

Después vino lo tuyo y lo mío, apropiarse de todo después de haber compartido hasta el agua de la ducha, dejaste de besarme la frente, dejé de acariciarte la cabeza cuando veíamos una película hasta que te dormías, dejé de llevarte a la cama, dejé de levantarme a tu lado, dejé de seguir ahí.

Seguimos con las palabras faltadas de tacto, dejamos de tocarnos, dejamos de darnos importancia, al fin y al cabo seguíamos estando ahí aunque nos empeñáramos en no vernos.

Tiempo después, vivíamos cada una su vida, la casa se convirtió en jaula, en lugar de batalla, en ausencia.

Hasta que un día vinieron las maletas en la puerta, te ibas, me iba, después de todo, de tanto amor descontrolado, después de tantas noches fundidas, de tanta vida de la mano, después de tantos aquí te pillo aquí te mato, nos acabamos matando de verdad.

Me quedé sola en la casa, con la última nota que me dejaste,

Lo siento.

No dijiste nada más,

Cerraste la puerta y oí como cogías el ascensor, ni siquiera te pregunté a donde ibas.

Lo siento,

No te dije nada más,

Aunque en el fondo

Todavía me mataban las ganas, todavía tenía una pequeña esperanza de que volvieras para arreglar todo lo que habíamos roto.

Pero no dije nada,

Y dos días después

Todo parecía otro lugar,

Ya no había perfume,

Y hasta el eco de la casa se volvió molesto, me quedé allí sola, con la última nota que me dejaste,

Te quiero.

Ojalá nos lo hubiésemos dicho antes.

Postdata:

Aún Te quiero.

 

Copyright 2011 Rincón bohemio. Custom Footer text
Joomla templates 1.7 free by Hostgator | piqpaq.com