Pensando en verde

Los plásticos

ELENA LLORCA, 1º ESO C. Parecía una palabra inofensiva hace sólo unos años, a todos nos encanta la vida de usar y tirar; sin embargo, no nos estamos dando cuenta del daño que le está causando al medio ambiente y, lo más importante, a nuestra salud.

Con respecto a este material, hay algo que nos debería de preocupar bastante: nuestros mares. Cada año, en nuestros mares y océanos, se encuentran más de 8 toneladas de plástico en su superficie. Este problema ha llegado a crear la llamada ``ISLA DE PLÁSTICO´´ que ocupa más de 15 millones de kms. cuadrados, una cifra alarmante. Un 80 por ciento de estos desechos son los que utilizamos para el uso doméstico, los más abundantes son bolsas y botellas de plástico. Este material llamado ``POLIETILENO´´ lo utilizamos para prácticamente todo: para guardar alimentos, para beber, para productos de higiene, etc.  Y no somos conscientes de que todos esos desechos pueden afectar a nuestro planeta.

Nosotros pensamos que nuestra basura acaba en vertederos, pero lo que no sabemos es que si no reciclamos, nuestra basura acaba en vertederos en los que, en ocasiones, hay conductos de agua cerca que la llevan a los ríos y mares.

En relación con este tema, todo ello tiene consecuencias que pueden llegar a ser mortales. Se ha estimado que más de 1 millón de aves, 100.000 tortugas y 1,5 millones de peces mueren atrapados o intoxicados a causa del plástico cada año. En los vientres de estos animales se pueden encontrar de todo: desde tapas de gaseosas y bolsas, hasta sorbetes incrustados en sus fosas nasales. Las aves, peces, delfines y tortugas confunden el plástico con comida, y esto afecta a su salud. Un pescado contaminado con plástico podría estar en nuestro propio plato de comida.

Por otro lado, el plástico no solo llega a nosotros a través del pescado, también puede afectarnos al rellenar una simple botella de plástico, ingiriendo comida enlatada o calentando alimentos en envases de plástico. En resumen, no solo nos debe preocupar el pescado, sino también aquello a lo que no le damos tanta importancia.

La contaminación por plásticos es, sobre todo, un problema de mal uso de este material y también de una mala gestión de residuos. Por ello, para solucionarlo, tenemos que cambiar nuestros hábitos de usar y tirar y replantear la manera en que producimos, pensamos y consumimos. Hay algunas medidas que podríamos tomar para mejorar este gran problema, como no utilizar bolsas de plástico ni botellas, ya que pueden tardar cientos de años en descomponerse. Por último, hagamos posible las tres erres: Reutilizar, Reducir y Reciclar.

 

Copyright 2011 Pensando en verde. Custom Footer text
Joomla templates 1.7 free by Hostgator | piqpaq.com