Artículos

Rincón bohemio

GUARDÉ SILENCIO

*Lucía Basco

 

https://lamenteesmaravillosa.com/cinco-emociones-que-danan-partes-de-nuestro-cuerpo/

 

Guardé silencio 

Cuando el hombre que decía que me amaba, me abandonaba por primera (y segunda, y tercera ) vez.

 

Guardé silencio,

Cuando el hombre que dormía a mi lado se disfrazaba de lobo y jugaba a que yo era caperucita, por simple placer de verme temblar de miedo.

 

Guardé silencio, cuando empezó el control  y todas mis llamadas y mensajes ya no eran míos, sino suyos.

 

Guardé silencio,

Cuando la forma en que me vestía estaba en entredicho y a esperas de su aprobación, porque, claro, el solo quería que me sacara mejor partido.

 

Guardé silencio,

El día que el “hombre que me amaba” consideró que mi sonrisa era excesiva cuando le pagaba al dependiente del supermercado.

 

Guardé silencio, porque sus celos eran justificados y yo era demasiado simpática.

 

Callé, cuando me revisaba los mensajes y redes sociales, porque si no lo permitía es que tenía algo que ocultar.

Hablé, para darle explicaciones de lo que hablaba con familia y amigos, y para pedir disculpas por no ser lo que él esperaba de una mujer.

Callé, porque él sabía siempre mejor que yo misma lo que yo pensaba o sentía.

Guardé silencio cuando empezaron las acusaciones, los desprecios y los insultos.

Aguanté, cuando me castigaba con un silencio de hielo durante horas o días, o me amenazaba con dejarme (ya que yo no era lo bastante buena).

Esperé cuando desaparecía de mi vida unas semanas , y ,a veces,buscaba calor en otros cuerpos pero “siempre pensando en mi”, porque el amaba así, sin exigencias (y sin respeto?).

 

Volvía a su lado, cada vez que él lo quería y me echaba de menos, después de haberme echado de más.

 

Guardé silencio porque esto no podía estar pasándome a mi. Callé por miedo, por amor y por vergüenza. 

Sufrí en silencio, cuando el hombre al que amé hasta quedarme sin nada (hasta sin mí), me pidió matrimonio en un arrebato de desesperación por hacerme suya -para siempre y sobre el papel-. 

Lloré y dije que no, porque no quiero ser suya, ni de nadie, sólo MIA.

Dije que no, porque el amor no puede con todo, y no solo los golpes duelen.

 

Y me fui, porque si alguna vez fue cierto que él me quería, me quería mal.

Me quería triste, me quería sola, me quería suya y sumisa.

Me quería sin primaveras, gris y sin sonrisa.

Me fui, porque yo me quiero libre, guapa, y con risa.

Pero ante todo, me quiero VIVA.

 

*Lucía Basco es antigua alumna del IES Playa San Juan

 

Copyright 2011 Revista OLA 18. Custom Footer text
Joomla templates 1.7 free by Hostgator | piqpaq.com