Actualidad del 18/Semana Cultural

La exposición, titulada "Miguel Hernández: el poeta de las tres heridas", parte de su poema así titulado para recorrer a través de diversas imágenes y poemas las tres heridas de Miguel: la de la vida, la del amor y la de la muerte. Así, en las prmeras vitrinas podemos ver imágenes de Miguel durante su juventud en Orihuela y algunos de sus primeros poemas sueltos y otros de su primer libro publicado, Perito en lunas, junto a los facsímiles de algunas cartas manuscritas del poeta a su amigo José Mª de Cossío. En las siguientes nos adentramos en los caminos amorosos del poeta a través de su relación con Josefina Manresa y los poemas de El rayo que no cesa, y en las últimas afrontamos los años de la guerra, su estancia en la cárcel y su muerte con imágenes  y poemas de sus libros Viento del pueblo, El hombre acecha y el definitivo y póstumo Cancionero y romancero de ausencias, que podemos admirar a través de un facsímil del cuaderno en el que lo escribió a mano. También es destacable la edición de los cuentos que escribió en la cárcel para su segundo hijo, Manolillo, así como el facsímil del papel higiénico en el que los tuvo que escribir.

Vitrina sobre la vida

Enrique Cano Zapata, de 1º BAC NOCTURNO, ha realizado las ilustraciones de los tres poemas que encabezan los contenidos sobre cada uno de los tres bloques temáticos:


La vida

En cuclillas, ordeño

En cuclillas, ordeño
una cabrita y un sueño.

Glú, glú, glú,
hace la leche al caer
en el cubo. En el tisú
celeste va a amanecer.
Glú, glú, glú. Se infla la espuma,
que exhala
una finísima bruma.

(Me lame otra cabra, y bala.)

Vitrina del amor

El amor

 

“¿No cesará este rayo que me habita

 

el corazón de exasperadas fieras

 

y de fraguas coléricas y herreras

 

donde el metal más fresco se marchita?

 

 

 

¿No cesará esta terca estalactita

 

de cultivar sus duras cabelleras

 

como espadas y rígidas hogueras

 

hacia mi corazón que muge y grita?

 

 

 

Este rayo no cesa ni se agota:

 

de mí mismo tomó su procedencia

 

y ejercita en mí mismo sus furores.

 

 

 

Esta obstinada piedra de mí brota

 

y sobre mí dirige la insistencia

 

de sus lluviosos rayos destructores.”

(De El rayo que no cesa)

Vitrina sobre la muerte en la que se pueden obercvar algunos facsímiles de textos manuscritos en la cárcel por el  poeta

La muerte

"Tristes, tristes guerras
si no es de amor la empresa
Tristes, tristes armas
si no son las palabras
Tristes, tristes hombres
si no mueren de amores."
 
(De "Cancionero y romancero de ausencias")


La exposición está ambientada con versos sueltos de poemas de Miguel Hernández que cuelgan desde lo alto de la parte central del vestíbulo.

Copyright 2011 Actualidad del 18/Semana Cultural. Custom Footer text
Joomla templates 1.7 free by Hostgator | piqpaq.com